Amar es Compartir

Amor, @mor:

De nuevo intento seducirte eróticamente con letras virtuales, ¿cómo excitarte por medio de un teclado? Tan cerca de la fantasía para lograr que los deseos sucedan. ¡Oh! Nosotros tenemos solamente un lugar a dónde ir, el recinto en que nos alimentamos de nuestros cuerpos como frutas tropicales y jugosas. Quiero rendir mis sentidos a nuestro encuentro libertario, a los rituales de minutos enamorados, en que nos compartimos secretos a través de la memoria del tacto, de la voluntad de alientos al mismo ritmo, de visiones sedosas y perfumadas.

Deseo celebrar nuestra comunión, los poemas cultivados a ojos cerrados, el disfrute simultáneo de nuestra existencia. Dime, dime, dame tus secretos con los recorridos de tu lengua entre mis labios. Amo tu húmeda piel entre los silencios de nuestros cuerpos enredadera. Quiero escuchar de tu voz el relato de tu sed entre mis pliegues… lamiendo los sentidos aceleras las pulsaciones del tiempo. Has crecido entre mis cavidades, amenazando con penetrar el espacio que mi cuerpo ocupa, desafías las leyes de lo real. Podría jurar que permaneces dentro de mí desde que el amor nos ha conducido más allá de lo físico y lo astral, hasta el reino del centro de nuestros corazones, que son la puerta y la llave para las potencialidades espirituales. Humildemente seguimos el camino trazado por la Canción de Salomón, los apasionados cantos de Rumi, en la aspiración de que nuestro amor sea parte del proceso a la revelación que hemos esperado tantas vidas.

Amar es Compartir

Me encanta encontrarnos de tarde, hambrientos, ansiosos por perdernos en nuestros apetitos de baño tibio, de fruta sabor a miel, de tierna perversión… Ven a mí, abrázame con la dulzura de los besos oscuros y luminosos. Revélame las emociones que brotan de tu alma, recibamos la flama de la eternidad en un instante. ¿Cuántas estaciones compartiremos este mar, esta carrera sobre los valles del mundo, a través de las estrellas y las galaxias? Amantísimo, sostén mi mano cerca de tu corazón, ámame con ritmo de marea cálida, en color de carmín sin sombra.

Si dos se besan, el mundo cambia, encarnan los deseos, el pensamiento encarna, brotan alas en las espaldas del esclavo, el mundo es real y tangible, el vino es vino, el pan vuelve a saber, el agua es agua (…) el mundo cambia si dos se miran y se reconocen, amar es desnudarse de los nombres.

Piedra de Sol. Octavio Paz.

Sabes que te deseo incansable e interminablemente, que siempre retorno a tu corazón, para desnudarnos del tiempo y amarnos en la luz de la amorosa consciencia. Pierdo la dirección por la que tu amor viene a mí, pues no importa que te encuentres distante, te haces presente cada día. Agradezco el encuentro de nuestras almas, que comparten constelaciones, epifanías y bendiciones.

Gracias amor, te envío bendiciones de amor luminoso, y de generoso compartir.

Iris Aggeler

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s