Dr. House; Sanación y Opio como Entretenimiento

Ra’al Ki Victorieux

House hace gala de su brillante intelecto que le permite salvar vidas, aparejado con una peculiar “discapacidad” emocional que se manifiesta en sarcasmo adolescente y en ocasiones cruel sentido del humor. Las audiencias adoran de una forma entre cursi e ingenua a este peculiar personaje. A manera de la mítica esfinge cuya sabiduría determina quién sobrevive y quién muere, House es visto con reverencia, temor y curiosidad. El acertijo, la adivinanza, el crucigrama de la sobrevivencia y la trascendencia fascina a los públicos.

Las contradicciones del personaje lo vuelven humano. Su capacidad de liderazgo y la forma en que lucha por encontrar respuesta a las interrogantes son aspectos admirables de carácter. Esto contrasta con su físico que no es particularmente atractivo, tiene una discapacidad motriz debido al daño en una pierna, una pobre relación con su parte femenina, y una severa adicción al Vicodin, lo que lo convierte en una caricatura machista autodestructiva.

Dr. House. Ra'al Ki Victorieux. Atma Unum.

I. De la Polémica en la Promoción del Opio

Desconozco si los laboratorios Abbott propietarios de la marca Vicodin, patrocinaron directa o indirectamente la serie de House, así como el Guggenheim aceptó donaciones de la familia Sackler, quienes manufacturan el OxyCotin. Lo cierto es que Norteamérica sufe una crisis de adicción a los opioides. La hidrocodona -sustancia activa del Vicodin, conocido como Lortab en español-, es un opioide derivado de la codeína, que se utiliza como analgésico vía oral para tratar el dolor y como antitusivo. Puede producir dependencia y un grave síndrome de abstinencia, además de posible daño hepático con el uso prolongado. En el 2019, la fotógrafa Nan Goldin y su grupo pain (Prescription Addiction Intervention Now), se manifestaron en contra de la avaricia farmacéutica que ha causado numerosas muertes. Una de las pancartas activistas rezaba: “¿A quién beneficia la crisis del opio?” En términos generales, demandan financiamiento y apoyo para una medicación que revierte la sobredosis, así como prevención y rehabilitación efectiva.

Hugh Laurie protagonizó la serie “Dr. House” durante ocho años, y logró el salario más grande de la industria –llegó a cobrar 400 mil dólares, 8,003,740 pesos mexicanos por capítulo–. El actor grabó 160 capítulos “que equivalen al tiempo de 50 películas o más”. Afirma que con el dinero que ganó: “Logré vencer el gran temor que tenemos los actores de no poder mantener a nuestros hijos ni lograr retirarnos con dignidad”.

Regresando a las ganancias de los Sackler, son más ricos que los Rockefeller, y también filántropos: Han dado su apellido a universidades, salas de museos, centros de investigaciones, galerías e incluso a un planeta fuera del Sistema Solar. Sin un freno legal para la fabricación, prescripción y venta de analgésicos basados en oxicodona, fentanilo, hidrocodona y tramadol, las farmacéuticas lucran descaradamente con las enfermedades. En el inicio, durante 1995 la compañía Perdue Pharma lanza al mercado OxyContin, tres veces más fuerte que la morfina, lo que le reditúa a los cuatro años ingresos de $1,100 millones de dólares. Para el 2016 el mercado ascendió a $24,000 millones al año. Mientras tanto, la Agencia de Investigación y Calidad de la Asistencia Médica de Estados Unidos, afirmó que en 2016 murieron en el país más de 60.000 personas por sobredosis de opioides.  Donald Trump se vio en la obligación de declarar la crisis de los opioides una emergencia de salud pública en octubre de 2017.

Tomando este contexto para reflexionare en torno a Dr. House, nos preguntamos ¿es que al permitir que el protagonista sea un adicto a un opioide, se promueve este producto o hábito? ¿Es que ya no podremos crear o consumir publicidad, teatro, series, o cine que retraten el tema del consumo de sustancias como cigarro, alcohol, drogas, y las posibles las adicciones? Recordamos que a partir del 2003, en México, se prohibió la publicidad del tabaco en radio y televisión, y los anuncios exteriores ubicados en un perímetro de 300 metros de las escuelas de nivel básico y medio superior. Entre 1920 y 1933 se prohibió el alcohol en Estados Unidos: La Enmienda XVIII a la Constitución prohibió vender, producir, importar o incluso transportar alcohol en el país. ¿Es que se supone que los espectadores somos tan manipulables que consumiremos todo aquello que aparece en el entretenimiento y la publicidad? ¿La salud debe estar protegida por un estado autoritario y prohibitivo? Lo cierto es que actualmente la mayoría de las redes sociales han incrementado las medidas de “protección” en sus “Directrices de la Comunidad”. Sólo permiten el uso de sus medios mientras y cuando y los usuarios eviten infringir tales normas, que incluyen infracción de la ley, violencia, amenazas, conductas de odio u acoso, suplantación de identidad, spam, contenido sexual, violencia o daños a la propiedad intelectual. A fin de hacer valer estas normas, los sistemas de inteligencia artificial censuran y bloquean a los usuarios que sean detectados o denunciados saliéndose de lo indicado. Al respecto, el pensador Slavoj Žižek afirma que “La corrección política es una forma de autodisciplinamiento que no permite verdaderamente superar el racismo. No es más que racismo oprimido y controlado.” Podríamos decir que ser incorporados o excluidos de la plaza pública que cada vez es más virtual en base a una vigilancia y autoridad excesiva, no creará necesariamente individuos conscientes y con mayor carácter y salud, sino probablemente individuos que encontrarán cada vez mayor conflicto en el ejercicio de su autoafirmación y libertades.

II. Elemental mi querido Watson

Para todo aficionado a la serie, es fácil reconocer la gran influencia de Sherlock y Watson en la pareja de doctores Gregory House y James Wilson. La herencia de Sherlock Holmes es notoria en las habilidades intelectuales, de observación, deductivas y analíticas del protagonista. Es lógico que si Holmes fuera médico, se encontraría en el área de diagnósticos, que es la especialidad de House, quien cuenta con una doble especialidad en Infectología y Nefrología. Junto con Wilson, disfruta de las apuestas, y hace todo lo posible por resolver los laberintos acertijos que le den la victoria. Mientras Watson había renunciado a la medicina para convertirse en el compañero de Sherlock, Wilson es oncólogo y el único amigo quien habla con sinceridad con House. Es un contrapunto a las extravagancias del protagonista, ya que Wilson se apega al protocolo y procura el bienestar emocional de las personas involucradas.

III. Alopatía o Medicina Alternativa

Tomaré el riesgo de sintetizar la historia entre medicina alópata y alternativa en un párrafo: En la era de Isaac Newton se separa la ciencia médica del pensamiento mágico y espiritual. Nos dice (F = m a): La fuerza neta aplicada sobre un cuerpo es proporcional a la aceleración que adquiere dicho cuerpo o masa. Cuando en el siglo XX Albert Einstein descubre la Teoría de la Relatividad revoluciona la ciencia conocida, ahora sabemos que la masa está formada de energía, y esto influye en una mayor apertura al conocimiento de las energías sutiles aplicado en la medicina. Lo resume así: La energía es igual a la masa por la velocidad de la luz al cuadrado (E=mc2).

La medicina alópata o científica trata a las personas con medicamentos y procedimientos, y el paciente suele ser un sujeto pasivo en el tratamiento de su enfermedad. La medicina tradicional o alternativa recupera creencias de los antepasados, de las culturas, tanto para la prevención como el diagnóstico y tratamiento de enfermedades. Se considera al paciente como un ser espiritual, mental, emocional y físico, y se procura una sanación que contempla la restauración de las ganas de vivir y estar bien de la persona. En China, México y otros países, existen centros de atención que integran ambas perspectivas médicas. Sin embargo, aunque muchas veces se permite que un paciente agregue al tratamiento científico algunos medicamentos de hierbas o rituales, aún se previene a muchos pacientes que eviten “caer en manos de un charlatán”, de un “chamán autoproclamado o improvisado”. Como sociedad, aún podrá pasar tiempo en lo que la ciencia médica incorpora la sabiduría tradicional y en lo que la sabiduría tradicional se profesionaliza con protocolos y estructuras confiables.

En uno de los episodios del Dr. House, el equipo se enfrenta a una familia asiática con creencias espirituales. El abuelo del niño enfermo, asegura que tiene que hacer un ritual para “salvar su alma”, y solicitan el permiso del hospital para dicha práctica religiosa en las instalaciones. Los médicos observan asombrados como el niño habla en lenguas que no conoce e incluso como levita sobre la camilla. Mientras el grupo de doctores avanza en el diagnóstico y tratamiento científico, se permite que los familiares realicen el ritual de acuerdo a su fe. Si bien se logra que el niño recupere la salud, cada grupo mantiene sus convicciones iniciales.

Dr. House

House M. D. (House en España y Gregory House: Diagnóstico Médico, durante las primeras temporadas en Hispanoamérica) es una serie de televisión estadounidense estrenada en 2004 por la cadena FOX y finalizada en 2012. Fue creada por David Shore, quien además es productor ejecutivo junto a otros como Paul Attanasio, Katie Jacobs o Bryan Singer.

House es una coproducción de Heel and Toe Films, Shore Z Productions, y Bad Hat Harry Productions en asociación con NBC Universal Television Group para la FOX. David Shore, cabeza de la Shore Z Productions; Bryan Singer, cabeza de Bad Hat Harry Productions; y Paul Attanasio y Katie Jacobs, cabezas de Heel and Toe Films, han sido los productores ejecutivos del programa desde su primera temporada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s