El Valor de la Memoria Artística

2013-IrisAtma-01-blog-AlvaroZardoniEscultura

El Valor de la Memoria Artística

Alvaro Zardoni  *

Claro que es valiosa la memoria patrimonial del arte y la cultura. El arte es lo que nos da el sustento y continuidad de identidad como seres humanos. Desde mi punto de vista; toda memoria que se gesta en relación con la creación (especialmente la artística) ayuda a la conservación del conocimiento de la obra y su creador: el contexto en el que se realizó, los elementos que le dieron origen, la inspiración, etc. Con el paso del tiempo, esta información facilitará que la apreciación y el entendimiento acerca de la obra por las generaciones futuras tenga bases más sólidas.

Les contaré que de joven tuve la oportunidad de presenciar la realización del libro “El Pincel de la Angustia” de Martha Zamora. Su hijo y yo estudiábamos juntos, y por lo tanto pasaba muchas tardes en la casa de la artista. Ella nos platicaba de los sus avances editoriales: Nos enseñaba las fotos que ella misma tomaba de la obra que rastreaba en diferentes colecciones particulares. Consultaba hemerotecas y nos compartía parte de las copias que iba haciendo de periódicos y revistas, que contenían artículos y entrevistas. Fue en verdad muy interesante ver la pasión con la que Zamora abordó esa investigación, así como presenciar lo entregado y minucioso de todo el trabajo.

A la fecha, mi contacto con archivos ha estado más ligado a estudios genealógicos. Sin embargo, debido a mi pasión por las artes, tengo muchos libros que versan en artistas de diferentes épocas, pintores y escultores que se dedican a la figura humana y con especial interés en el retrato. Algunos son catálogos de exposiciones y contienen de cada obra, la parte documental en cuanto a fecha de ejecución, trayectoria de exposiciones a través del tiempo, los diferentes propietarios de la pieza y la bibliografía donde aparecen referencias a dicha obra.

La investigación patrimonial tiene una valiosa relación con el desarrollo de textos de arte y la promoción/difusión. La información recopilada a través de la investigación, permite realizar ensayos, críticas, catálogos y demás, que favorezcan la difusión de la obra. También dicha información facilita la producción y el diseño de exposiciones, el guión y montaje museografico, etc.

La obra de arte debe llegar al público; a fin de que un artista que viva de su trabajo tiene que enseñar su propuesta y lograr que sea conocida. En mi experiencia he visto que todos los foros son buenos (claro, unos mejores que otros por las condiciones del lugar, los alcances de la expo y otros muchos factores). El respeto a todos los espacios, es porque cada uno tiene un público específico y la retroalimentación que se tiene de este es muy importante. Es impresionante la memoria del espectador cuando una pieza le impacta. He tenido la oportunidad de encontrar personas que recuerdan el título de obras de mi trabajo que presenciaron hace diez, quince o más años. Por supuesto que debemos tratar de tener un registro lo más completo de todos los eventos (la invitación, las reseñas, la lista de la obra, fotos etc.). Los catálogos son un documento importantísimo de la exposición. Debido a la cantidad de filtros que pasan previo a su realización (costo, patrocinadores –en caso de tenerlos-, diseño, fotografía de obra, la crítica, etc.) pueden ser una fuente bastante seria y confiable para el investigador. También: una obra que aparece dentro de un catálogo aumenta su valor en el mercado, he visto que esto es un punto significativo para los compradores. Mi experiencia profesional ha estado relacionada con galerías privadas, y son dichas empresas quienes se encargan de obtener patrocinadores y promover la difusión en medios, etc.

Debido a mi trabajo profesional como escultor (1), me pregunto: -¿De qué forma realizar una propia bitácora, portafolio, memoria histórica profesional? En términos de contenido / objetivo de la memoria, es decir, en relación con lo cualitativo de la misma; me gustaría lograr un registro coherente (impreso y digital) de lo que ha sido mi proceso creativo, lo que ha motivado a hacer cada colección, lo que me ha provocado inspiración y lo que yo buscaba decir a los otros y a mí mismo con dichos procesos. Considero importante documentar la versión del creador: los motivos -muchas veces privados- detrás de la obra pública. También es indispensable la edición de un catálogo razonado: Inventario con fotografía y ficha técnica de las obras realizadas a lo largo de la trayectoria artística.

En términos de formato o meta de la memoria, es decir, a partir de criterios cuantitativos, puedo contarles que a la fecha conservo un gran número de documentos que dan testimonio de la trayectoria: Copia de las invitaciones a las exposiciones individuales, grupales y colectivas en las que he participado.  Catálogos. Recortes de periódicos con la reseña de cada evento. Revistas en que se ha hablado de mi trabajo, entrevistas, etc. También, en versión digital: Archivos de la difusión de obra en Internet. Aún me cuestiono en torno a la forma más apropiada de compaginar los documentos físicos con la información electrónica, de forma de consolidar una memoria que se pueda compartir y que para el usuario resulte un todo coherente de fácil consulta.

Espero que este texto les haya brindado algunas luces para estar más alertas en cuanto a la importancia y la riqueza de los procesos de la memoria en el arte y la cultura.

1. www.alvarozardoni.com

* Este texto es resultado del taller Consciencia Creativa impartido por Iris Atma en el Salón de la Plástica Mexicana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s