Óscar Fuentes lee y nos recomienda XIX. Esfinge Solar

«Es muy importante, ¿por qué? Porque es una mujer, como ella misma lo expresa una front woman, una mujer que siempre va a estar en la primera línea para presentar su obra, tanto en el performance como en la parte de la música, como de su obra plástica. Esta mujer va a tratar de ella misma, en su historia de vida, plasmarla como una obra para que las personas puedan identificarse y de esa forma poder salir también de las pequeñas o grandes dificultades que encuentren en su vida. Va ir anexando por un lado esta parte un poco cronológica, anecdótica, y va a empezar a meter cosas de meditación y partes oníricas.» Así se expresa Óscar Fuentes del libro autobiográfico de Ra’al Ki Victorieux.

Nos recuerda que a través del personaje de Vamp Iris, el libro presenta también una denuncia ante el machismo que muchas mujeres están viviendo actualmente, de cómo ese machismo y las agresiones ante las mujeres se ha incrementado y cómo es importante mantenernos en esa línea de no permitir que sigan esas injusticias. Considera que este libro es fundamental y recomendable en esta época de transición y tensión.

Óscar Fuentes

En el video, Óscar lee el capítulo III «3 Canciones y 6 Cosas Imposibles», a respecto nos comenta: -¿Por qué elegí ese fragmento, el capítulo 3? Porque tiene toda la estructura que considero en ciertos rasgos nos va a presentar todo el libro. Van a estar los temas de superación personal, de reconocimiento profesional, toda la cuestión de la infancia, la cuestión onírica, que a esta personaja se le está revelando constantemente alrededor de este libro que podríamos entender como una autobiografía.

Óscar Alfonso Fuentes Peña es egresado en gestión cultural por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Artista escénico; ha participado en la compañía de danza folklórica de la UNAM. Autor y poeta; publicó su novela Espectroscópico respecto al México contemporáneo.

Encuentran más de su trayectoria en su página web Tolaxotl: http://tolaxotl.com/

El Matraquero (Óscar Fuentes) lee XIX. Esfinge Solar, Capítulo III «3 Canciones y 6 Cosas Imposibles».

III. Tres Canciones & Seis Cosas Imposibles

El espíritu no tiene forma, pero nosotros le damos forma… 

El amor no tiene palabras, pero hablamos de él… 

No necesitamos luz para sentir, pero a menudo queremos mirar… 

Nuestras conexiones con el otro no tienen peso… 

Sin embargo, muy a menudo nos agobiamos por ello.

Sábado; Vamp disfruta de arreglarse para una presentación. Elige una larga peluca de cabello rubio rizado, estilo Lady Godiva, minifalda de holanes rojos y botas en plataforma. La prisa por lograr maquillarse a tiempo se combina con la anticipación por el evento. Ciudad Neza es un lugar estigmatizado y sorprendente; ocasiona en algunos chilangos sentimientos de molestia y disgusto, por no decir desprecio y en ocasiones temor. Sin embargo, Vamp ha logrado establecer relaciones de amistad y cultura con una comunidad de artistas, poetas y punks del lugar.

Manuel ha llegado acompañado de su asistente, Gabriel, ambos dispuestos a la aventura. Anónimo escucha una y otra vez las pistas con los audífonos de su celular mientras juega con las baquetas en el aire. Finalmente, Vamp termina de aplicarse polvos y brillos. 

—Hey, sólo que hay que visitar a Federico Campbell antes de ir a ver al Podri, será rápido, una parada en “La Habana”. 

—¿Rápido de aquí a Cuba y de regreso? Jajajaja. —Contesta Manuel. Gabriel pone cara de sorpresa mientras se sirve las primeras cervezas del día. 

—No, el café que está por Bucareli, la Secretaría de Gobernación, el Reloj Chino; esa Habana. Es algo breve, Spicy me pidió que vea qué tal va el proyecto de apoyo a los migrantes, y según ella me queda de camino. 

Al llegar al estacionamiento más cercano, Vamp se da cuenta que una cabellera larga y rizada que le llega a las pantorrillas es de cuidado con las puertas de los autos, e incluso con sus propias agujetas y tacones. La reunión fue breve, como se había anticipado. Campbell le dice: —Genial, María Antonieta, super, deberías ir así vestida a visitar a Muñoz Ledo. —Vamp sabe que su vestuario es una experimentación hacia su “Venus Victoria”, victoria amorosa, y definitivamente no le interesa ser una austriaca decapitada, pero no siente el impulso de hablar de sus motivaciones… escucha las inquietudes en torno a los migrantes y le asegura a Campbell que Spicy le apoyará en una fecha próxima. Toman cerveza, selfies y se despiden. 

El recorrido en auto desde ese lugar hasta el Estado de México dura aproximadamente una hora, con las consabidas paradas en expendios para comprar cerveza. Afortunadamente, el camino a Ciudad Neza es ágil, y llegan cuando Pablo, “el Podrido” aún está instalando la batería, es decir, llegan a tiempo. Les presentan al cumpleañero, y a algunos de sus familiares y amigos. Los conducen a la mesa de bebidas y botanas. Si bien a los hombres les dejan servirse a sí mismos, Podri le ofrece a Vamp prepararle su bebida. 

—¿Qué te doy? 

—¿Qué paso Podri?, sólo tequila, gracias. Jajaja. 

Dicen que cuando dos sustancias diferentes se encuentran, ocasionan una reacción que transforma a ambas. Vamp cree que cuando entra en un lugar al que la invitan a cantar, sucede una reacción química. La audiencia la observa con anticipación, interés, en ocasiones sorpresa o desaprobación, en parte por las extravagancias de su atuendo, tal vez también por sus medidas corporales y tono de voz. Ir acompañada de uno o varios anónimos y amigos, la hace sentirse más segura frente a las reacciones que pueda generar. Por supuesto prefiere despertar admiración o al menos aceptación y respeto, pero esto no siempre es así. Le ofrecen tostadas con mariscos. Conversan un poco de todo y de nada. Pasados unos minutos Vamp se retira al baño. Un personaje en chamarra verde militar se acerca. 

—¿Qué tal? ¿Van a tocar? 

—Sí, claro en un momento más. —Contesta anónimo. 

—¿Y quiubo con la morra?, ¿de dónde la levantaron? 

—Jajajaja. —Manuel y Gabriel ríen ante la idea de que ellos hubieran “levantado» a Vamp. Sin embargo, tampoco consideran necesario empezar a lanzar historias de vida por doquier.  

—¿Yo?, ¡Ah!, ya ves… —Anónimo, con gesto orgulloso decide “presumirla”. —Tenemos rato trabajando juntos, ya nos escucharás. 

—¿Y cuánto cobras o qué?, ¿será que habrá chance al rato? 

—No carnal, sólo canta. No creo que se vaya contigo.

Vamp regresa del sanitario y se acerca al grupo. El “perro soldado” le dice en voz baja a anónimo: —Pues si se puede, ya sabes, aquí estoy formado. —Ah, va, salud. —Le contesta anónimo a fin de cerrar el tema. Lady Vamp brinda con ellos, y acepta tomarse unas fotos, mientras posa, alguien le intenta tocar las nalgas, y gracias a sus reflejos quita la mano de su espalda baja. 

—¿Qué onda banda? —Pregunta al sujeto a su espalda. 

—No, nada, disculpa. ¿Te traigo algo más? 

—Ya estás, otro tequila, y con cuidado, porfa. 

—Sí, no hay pex

Se acerca un joven moreno con bigote, la conoce porque la vio en la celebración de su primo, El Indio, en fechas pasadas. —Oye, por cierto, te veías más guapa de negro y rojo. Digo, sigues estando guapa, pero el rubio como que no es lo tuyo. —Asegura el joven. Vamp ríe, le dice que entiende y brinda con él. Sus acompañantes están alegres por la bebida, y sin embargo la atención que su amiga genera les pone a la expectativa, en realidad esperan que sólo sean juegos de palabras y su saldo de la noche sea blanco. El Podri se pone a probar la batería, después algunos de los presentes palomean y hacen ruido. Podri le dice a Vamp que él pensaba que iba a haber equipo, pero que no hay micrófono, que un amigo en un triciclo va a ir por un micro a su casa, y luego ya ella canta. —Sí, no hay prisa, me avisas. —Contesta Vamp. El tiempo pasa y resulta imposible conseguir un micro, así que terminan por anunciarla a cappella… Total el lugar es pequeño, ¿no? Anónimo asegura que tocará la batería “despacito” para que su sonido no cubra la voz de Vampi. 

—Pues ya está aquí, Vamp es la banda y ha venido a presentarnos su punk Rock Zen. ¡Vas mujer! 

Abi 13, un cantautor mexiquense la anima: —¡Vas hermana! 

La primera rola es “Ganesha”. Escuchamos el mantra Om Gam Ganapataye Namaha en voz femenina. El ex-militar se acerca lo más posible a la vocalista. —Sí, ¡te quiero coger! Eso es una mujer, ¡así se hace! —En la segunda canción Vamp utiliza unas katanas para delimitar su espacio vital, sin embargo, tiene cuidado de moverlas sin lastimar a nadie. Para la tercer pieza, ya ha logrado la atención de los presentes. El fan excitado continúa con sus declaraciones de interés: —¡Sí, mami! Vente en mi boca, baila. Yeah! —El Indio se acerca a tomarse una selfie con ella mientras ella intenta terminar la canción. Pablo, el Podri, la observa con igual interés, pero guarda silencio. Los familiares del cumpleaños tienen gesto de interés y sorpresa, al final del día, es entretenimiento gratuito. Un pequeño aplauso, una niña se acerca a Vamp, y se pone a bailar con ella. Los presentes creen que eso es señal de que el canto ha terminado, y piden algunas selfies. Vamp decide no desmentirles, sino al contrario, aprovechar la pausa para despedirse. Escucha que Podri se queja; —Que cabrones, todos se la quieren coger. —Se acerca a Vamp a ofrecerle un shot de vino de frutas. —¿Todo en orden? —No, Podri, sin equipo y acá sólo tres rolas, te pasas. —Por eso, un vinito, para el mal rato.—¡Jajaja! —Ella ríe y se toma el vaso de vino en un hidalgo. —Podri, gracias por la invitación, iba a cantar más, pero para la próxima que haya equipo de sonido, te caigo, ¿va? La niña que se acercó a bailar conmigo es un amor. —La comitiva del Rock Zen se despide, suben al uto para regresar a la Ciudad de México, a estas horas el tráfico es leve, y retornarán en menos de media hora. 

Gabriel le pregunta: —Amiga, ¿y siempre te perrean así? —Anónimo contesta: —Pues así y peor. Jajaja. —O mejor, depende cómo lo veas. —Replica Manuel. Vamp pide otra cerveza, ha dejado el volante en manos de Manuel, quien está relativamente sobrio, y se rinde a los placeres de no ser la conductora resignada. Anónimo insiste en que ya no deben regresar a Neza. 

—¡Nada que ver! No voy a permitir que una sola experiencia sin micrófono, y con un machito parlanchín haga que yo no vaya a dónde me quieren e invitan. En fin, pinches pitos, me molesta que una cosita más pequeña que una salchicha pueda causar tanto desmadre… 

—Ejem! ¡Gracias a esos chorizos aún hay humanidad! —Afirma Manuel, con no poca razón. Todos ríen. 

“Un campesino valenciano se miraba absorto la polla mientras le decía: —No sé perqué te diuen pene con les alegries que me dones”. 

Chiste catalán

Anónimo vuelve a insistir, antes de bajarse por otras chelas, en que la solución podría ser no regresar más a NezaYork.

—Debes ser consciente de que la mayoría de las personas no diferencian imagen y persona, y por el tipo de temas que publicas, y la forma en que te vistes, generas ciertas reacciones. —Afirma Manuel. 

—Supongo, no lo sé de cierto, que la sociedad puede estar en un estado de represión tan severo, que como en una olla express, buscan los más mínimos estímulos u oportunidades para dejar salir su instinto. No lo entiendo bien a bien, tampoco soy socióloga, sin embargo… Prefiero ser la Front Woman que sé que soy, y no esconderme o rendirme por miedo al qué dirán. 

Gabriel sonríe, se acerca, y le dice al oído a Vamp: —Alice podría estar muerta de miedo, pero de todas formas supera su temor, y mata al Jabberwocky. Se recuerda a sí misma que su padre solía decir “Creo en seis cosas imposibles antes del desayuno”, y entonces se concentra en seis cosas imposibles y sin embargo verdaderas: “Existe un lugar llamado País de las Maravillas, un pastel que puede hacerte crecer, los animales pueden hablar, los gatos pueden desaparecer…”

—Una mujer puede cantar por la luz, el amor y la paz, y su voz puede sembrar semillas de milagro en los corazones. —Afirma Vamp. Gabriel observa su determinación, brindan y observan el amanecer. 

Cuando leo, no estoy solo. Múltiples ojos de otros escritores, muertos y vivos, leen conmigo, leo a modo de manchas superpuestas. Al final de mi vida, podremos ser diez mil los que leamos a la vez mi último verso. 

Alfredo Jaar 

Esa mañana, mientras sueña, Vav le presenta un pizarrón con palabras relacionadas con la música y la sexualidad: Sexos, Éxtasis, Orgasmo, Ósculo, Espectáculo, Seducción, Admiración, Vida, Obra, Canción, Vuelo, Victoria… Con un poco de atención, Vav le señala también una copa entre sus manos, y le dice: —Te regalo estos metales del platino, son metales nobles que se encuentran unidos en la naturaleza. Te ayudarán a encontrar aquellos con los que es valioso que te asocies. Recuerda: Paladio Pd y Platino Pt. 

Vamp no siempre entendía los mensajes de Vav, pero al despertar, se decía a sí misma: —Supongo que tiene las mejores intenciones.

It was pink, or green or yellow… It was you, or he or me… It was yesterday, today, or sometime… We just danced, or had lunch, or everything… Then… Ducks fly by the red living room, and motocross rangers appear in dreams, or maybe just us into a beer jacuzzi, sure, we should remember the orchestra and the fridge. Yes, I know about your big screen and your lovely sisters and mother, just give me a beer and a break, or… come to kiss me again.

Venus Victoria retoma la escritura en su bitácora. Situación: Perreo, acoso agresivo de fans. Estrategia: Mantener la mira en el objetivo profesional. Tácticas: 1. Elaborar un manual de reglas en relación a cómo convivir con los seguidores y público. 2. La Front Woman debe mejorar habilidades de diálogo y asertividad con la audiencia. Se trata de usar tu cerebro. No se trata de usar violencia física. 3. Tener cuidado en la selección de los lugares de presentación, deben de cumplir con requerimientos mínimos como equipo de sonido y seguridad. En caso necesario, al agendar presentaciones en lugares con determinado índice de violencia, contratar seguridad personal. Priorizar la defensa, nunca devolver la agresión a menos que sea estrictamente necesario. 4. Ser consciente de que a mayor popularidad, será necesario incrementar la seguridad. 

Adquiere el libro en Amazon Kindle

Bendiciones de Amor, Gracia y Trascendencia

Espero que te haya gustado este artículo. Te agradezco un like, comentario, o compartir. También te invito a adquirir mis libros en Amazon Kindle.

Gracias.

Ra’al Ki Victorieux

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s