Sanación de Útero

Ra’al Ki Victorieux

El meditador va hacia dentro; es introvertido, busca la interioridad. Y el amante va hacia fuera, es extravertido, busca el ser del otro. Enamorado, el otro se convierte en el espejo en el que encontráis vuestra cara, vuestro rostro original. En la meditación, no os hace falta ningún espejo; simplemente entráis en vosotros mismos y os encontráis, no necesitáis vuestro reflejo. Estos son los dos tipos básicos de trabajo. Osho. Hombre y mujer. La danza de las energías.  

El sistema reproductivo femenino guarda en su tejido, en la memoria celular, la huella energética de cada encuentro sexual, aquellas relaciones eróticas en las que hemos estado involucrados, que pueden ir desde un deseo intenso al acto sexual en sí, deseado o no, pacífico o violento. Este órgano también guarda los patrones relativos a la sexualidad que heredamos de nuestra línea sanguínea, principalmente la materna. Durante tu estadía en el cuerpo de tu madre por nueve meses, recibiste la estampa de su trauma de la matriz, y en ella, el trauma de su madre, tu abuela, y así sucesivamente. De una generación a la otra, hasta el origen de tus ancestros femeninos. Todo trauma de la matriz de tu linaje femenino está codificado en tu útero a un nivel celular. Esta memoria de la pelvis afecta tu bienestar físico, emocional y psicológico, y todas tus relaciones. 

La meditación ayuda a purificar y con ello fortalecer el sistema reproductivo a fin de incrementar su salud, vitalidad y respuesta. Brinda un sentimiento de equilibrio en el cuerpo, debido a fomentar el enraízamiento con el centro de la Madre Tierra. La transmisión del rayo de luz verde brillante nos inspira a relacionarnos de corazón a corazón, a fin de atraer a nuestra vida personas más saludables y amorosas. También ayuda a lograr un balance entre las energías femeninas y masculinas dentro de uno mismo. Al lograr mayor equilibrio y armonía interior entre lo femenino y lo masculino, establecemos un nuevo punto de atracción para las personas que incluimos en nuestra vida. La transmisión de la energía amorosa también favorece la restauración del centro creativo y sexual. Esta bendición te reconecta con tu esencia, con el sagrado femenino, y te motiva a incrementar tu autoestima, lo que es tu derecho de nacimiento. 

I. Relajación 

¿Sientes el impulso de dejar ir todo lo que pueda estar bloqueando tu sexualidad y creatividad?, ¿Tu alma afirma que sí? En cuanto estés lista, siéntate en una posición cómoda. Respira profundamente, pon la lengua al paladar, relájate, dejar ir toda tensión. Respira, deja ir cualquier distracción. Imagínate meditando en una hermosa cueva llena de manantiales, luminosos cristales de cuarzo, y mágicas flores. Este lugar se encuentra profundamente dentro de la matriz de la Tierra. Un espacio que tiene la energía del amor incondicional, profunda compasión y perdón radical. Inhala esta frecuencia de amor, compasión y perdón… Exhala todo aquello que no resuene con esta frecuencia. Respira, relájate, deja ir. Observa los magníficos cuarzos con luz verde brillante en las paredes de la cueva. Inhala esta alta frecuencia de amor, compasión y perdón. Imagina esta cueva como un capullo de sanación y transmutación. Te sientes segura, protegida, y amada, tal como eres. Sintoniza con estas frecuencias de aceptación total de quién eres. Inhala esta frecuencia de amor incondicional, profunda compasión y perdón radical. Deja ir todo lo demás.

II. Invocación 

Solicita la ayuda de tu equipo espiritual, aquellos que trabajan contigo para lograr amor incondicional, sanación, sabiduría: Maestros espirituales, ángeles, tu alma superior, tus ancestros, animales de poder, y la Madre Tierra. Siente su amorosa presencia, permíteles acercarse a ti. Respira su hermosa energía. Ahora llama al linaje de las poderosas sanadoras de la matriz. Pídeles que te brinden su ayuda para sanar tu útero. Permíteles acercarse a ti, en un círculo de sanación y transmutación. Las sanadoras del útero trabajan con cuatro animales de poder, ahora vamos a llamar estos poderosos animales, de las cuatro esquinas del mundo, y solicitar su asistencia, su única y maravillosa medicina. Respira, abre tu corazón y activa el poder de tu imaginación. 

A los vientos del sur, llamamos a la gran serpiente, ven y enséñanos el poder de la transformación, el poder de dejar ir lo que ya no es para nuestro beneficio. Por favor ven y cúbrenos con tus escamas de luz, enséñanos como dejar ir nuestro pasado, de la forma en que tú cambias de piel. Recuérdanos del placer que es estar encarnado, y así como tú tienes el abdomen sobre la Tierra, ayúdanos a sentir nuestros pies en conexión con la Tierra, y recuérdanos realizar cada uno de nuestros actos con belleza consciente. Por favor acompásanos y bendice este círculo de sanación con tu presencia. 

A los vientos del este, hermana madre jaguar, por favor ven a este círculo de medicina, y mantennos a salvo. Condúcenos a nuestra más alta integridad, enséñanos a confiar en nuestros instintos y conocimiento interior, tal como tú lo haces. Ayúdanos a cruzar el puente arcoíris de este mundo tangible a las diferentes dimensiones del mundo espiritual, y apóyanos a recordar la esencia de quienes somos. Ayúdanos para ser valientes, audaces, y fieles a nuestro corazón y a la misión de nuestra alma. Por favor acompásanos y bendice este círculo de sanación con tu presencia. 

A los vientos del norte, dulce colibrí, por favor acompáñanos. Colibrí, tú que memorizas miles y miles de flores, pero sólo acudes a las que verdaderamente te nutren. Por favor danos luz para saber dónde se encuentra nuestro néctar. Gracias por recordarnos que también podemos elegir seleccionar sólo lo mejor de lo mejor. Colibrí, gracias por mostrarnos que podemos hacer mucho más de lo que pensamos. Tú que viajas de Canadá a Brasil cada año, pequeña ave, de alas chiquitas, en un viaje épico. Gracias por indicarnos que nosotros también podemos encontrar la fortaleza para nuestro propia travesía épica. Gracias por estar con nosotros y bendecir nuestro círculo de sanación y transmutación con tu hermosa presencia. 

A los vientos del oeste, gran águila, por favor desciende de la cima de tu montaña, y ayúdanos a recordar qué se siente volar alto, por encima de las tormentas de la vida cotidiana. Gracias por mostrarnos que podemos tomar un salto de fe, que podemos remontarnos y volar. Ayúdanos a saber que si llegamos al final del acantilado y saltamos, nuestras alas se abrirán y podremos volar. Gracias por darnos el coraje de soñar mayores anhelos, y de ir más allá de lo que conocemos, crear desde un lugar de posibilidades, en vez de probabilidades. Por favor gran águila, apoya nuestra expansión hacia nuestro más alto destino. Gracias por bendecir nuestro círculo de sanación y transmutación con tu presencia.

Dulce Madre Tierra, Pachamama, Gaia, por favor escucha nuestra oración. Tú, que amas a todos tus hijos, con amor incondicional, perdónanos por las veces en que se nos olvidó corresponder tu amor. Gracias por ayudarnos a estar plenos de gratitud, para que nos podamos convertir en mejores cuidadores de ti y de todas tus creaciones; los paisajes, las montañas, los océanos, los ríos. Gracias por los seres de dos, tres, cuatro patas, gracias por los seres vegetales, por los seres de piedra, gracias por la interconectada red de luz, que nos nutre y sostiene. Que estemos tan plenos de gratitud que nos volvamos mejores cuidadores de la Tierra, por favor dulce madre, ayúdanos en esta misión. 

Padre Sol, abuela Luna, hermanos y hermanas estrellas, por favor escuchen nuestra oración para brillar, para conocer nuestra propia luz, y que se refleje en la suya. Que el resplandor del sol, los sabios ciclos de la luna, la luz única de cada estrella, el fulgor, el destello, la luz que tiene miles de nombres, y sin embargo permanece innombrable, por favor escuche nuestra oración hacia la fuente, que brinde su luz a este mundo, mientras cantamos y bailamos esta canción de la vida un día más. Por favor acompáñennos y bendigan nuestro círculo de amor y transmutación con su presencia. 

III. Purificación del vientre

Ahora retorna tu atención a tu grupo de apoyo espiritual, y al linaje de ancestrales sanadoras de útero. Utiliza el poder de tu respiración y de tu imaginación para purificar tu vientre: Aparato reproductor: Vulva, vagina, cérvix, útero, trompas de Falopio, y ovarios. Vejiga, sacro, perineo, etc. Inhala la energía cristal que tiene la más alta energía de amor, compasión y perdón, y exhala cualquier cosa que no resuena con ello. Recuerda que tienes el poder de purificar y preparar tu cuerpo para la sanación. Respira con determinación. Imagina que tu vientre y la matriz es como una gran esponja, que ha adquirido las experiencias y emociones de tu vida sexual, en la memoria de las células. Respira profundamente y al exhalar deja ir cualquier trauma, tensión, estrés, pídele a tu cuerpo que se relaje. Reconoce que el trauma del útero está presente en todas nosotras, hasta que lo reconozcamos y lidiemos con él. Así que toma una profunda inhalación, exhala, relájate, y solicita a tu cuerpo que trabaje contigo. 

Por siglos la energía femenina ha sido negada, oprimida y abusada, y muchas mujeres cargan el dolor y resentimiento propio y de sus madres, abuelas y más ancestros. Cierra tus ojos y conecta con cualquier abuso o violencia sexual experimentado en tu linaje sanguíneo. Cualquier energía de relaciones no amorosas, cualquier tabú en torno a la sexualidad, tal vez hay una historia familiar de partos difíciles, abortos naturales o inducidos, todo esto puede llevar a trauma de útero, y tú puedes percibir ese luto y ese dolor, por todas las cosas que ellas han perdido, y experimentado. Ahora trata de percibir si hay alguna energía relacionada con manipulación, control, chantaje sexual, tal vez incluso esclavitud. Inhala profundamente… Al exhalar permite que todas esas energías aparezcan en la superficie, en el entendido de que surgen para sanación y transmutación. ¿Qué pasa cuando conectas con todos estos asuntos del linaje ancestral femenino? Conecta con ese profundo stress de supervivencia, el miedo de morir, tal vez el terror y la opresión por no tener suficiente comida, dinero o libertad… Inhala profundamente en tu útero la energía cristal verde líquido brillante… Al exhalar deja ir todo lo que no sea amor incondicional, profunda compasión y perdón radical. Inhala, exhala, y libera. Otra respiración profunda, y libera. 

IV. Bendición & Transmutación 

Conecta con todo tu equipo espiritual, solicita su ayuda para sanar el espacio de tu útero. Observa, reconoce y siente como todos los seres de luz, amor y sabiduría están alrededor de ti, mientras que los poderosos y ancestrales sanadores de la matriz tocan tu vientre, para darte la bendición. Pon ambas de tus manos sobre tu vientre, y solicita una vez más a tu cuerpo que se relaje y coopere. Inhala profundamente… Exhala y deja ir… Siente que tu consciencia corporal abre tu matriz para recibir esta profunda bendición. Escucha la invocación de los ancestrales sanadores de la matriz, siente su transmisión: 

—La matriz no es un lugar para guardar miedo y dolor, la matriz es un lugar para crear y dar nacimiento, luz, a la vida. 

Ahora repite la frase: 

—La matriz no es un lugar para guardar miedo y dolor, la matriz es un lugar para crear y dar nacimiento, luz, nueva vida.

Inhala, respirando ese mensaje profundamente dentro de ti. Al exhalar, deja ir todo lo que no resuene con la energía de amor incondicional, profunda compasión y perdón radical. Inhala, exhala. Ancla este mensaje en tu alma y tu conciencia: 

—Dejo ir el miedo, para que pueda abrazar la libertad. 

Toma otra profunda respiración, y al exhalar afirma: 

—Dejo ir el dolor, para que pueda abrazar la alegría. 

Inhala profundamente, y al exhalar afirma: 

—Dejo ir la ira, para que pueda abrazar la compasión. 

Otra respiración profunda.

—Dejo ir la tristeza, para que pueda abrazar la paz. 

Relájate y recuerda que en todas las dimensiones, y direcciones del tiempo y del espacio, tu matriz también ha sido expuesta a muchos niveles de heridas, en el nivel histórico y colectivo. Codificando trauma histórico y social de momentos increíblemente violentos en la historia humana: Violación, crímenes de guerra, tortura sexual, control, manipulación, esclavitud, servidumbre. En la oscura época de la persecución pagana, durante esos tiempos oscuros, se dirigieron en contra de quienes veneraban a la madre naturaleza, quienes estudiaban sus plantas medicinales, conectaban con los árboles, las piedras y los cristales, y aquellos que se comunicaban con los elementales. Imagínate cuántos hombres y mujeres fueron acusados de hechicería, y superstición. Después, la acusación ocasionaba que fueran quemados, ahorcados o ahogados. Tal vez recuerdas vidas pasadas en que estuviste expuesto a uno o todos estos traumas. Inhala profundamente en el espacio de tu útero, la energía cristal verde líquido brillante, que tiene la más alta vibración de amor incondicional, profunda compasión y perdón radical. Al exhalar deja ir todo aquello que no resuene con amor incondicional. Este trauma ancestral, histórico y colectivo, se encuentra en el ADN humano y en el campo colectivo energético. Este trauma te puede afectar a nivel psicológico, emocional y físico, e inconscientemente puede afectar la salud de tu matriz, y tu bienestar general en esta vida, ahora. En esta vida puedes sentir las heridas de vidas pasadas, que bloquean tu alegría y felicidad y evitan que conectes plenamente con tu poder femenino. Inhala en tu matriz, profundamente la energía cristal verde líquido brillante, y exhala, deja ir… Respira… 

Escucha la bendición de los poderosos y ancestrales sanadores de la matriz. Siente que tu conciencia corporal abre tu matriz para recibir la bendición. Escucha la invocación, siente la transmisión. 

—La matriz no es un lugar para guardar miedo y dolor, la matriz es un lugar para crear y dar nacimiento, luz, vida.

Ahora repite la frase: 

—La matriz no es un lugar para guardar miedo y dolor, la matriz es un lugar para crear y dar nacimiento, luz, una nueva vida. Una nueva versión de mí. 

Toma conciencia sobre el trauma histórico y colectivo, de tu linaje femenino, y de vidas pasadas, que se encuentra en tu experiencia individual en esta vida, lo que causa acumulación de trauma contenido en los tejidos de tu vientre. Inhala profundamente en tu matriz la luz cristal verde líquido brillante, y exhala… Otra vez… Deja ir, relájate.  

Ahora conecta con las energías que están conectadas con tu trauma individual. Utiliza todos tus sentidos para conectar con cualquier relación sexual abusiva, o enferma. Inhala profundamente la luz cristal en el útero, y exhala… 

Conecta con todas tus interacciones sexuales conscientes e inconscientes, deseadas o no, cualquier situación que te haya hecho sentir insegura, cualquier energía ligada con la seguridad básica, en el plano psicológico, emocional, físico, o financiero… Inhala profundamente en la matriz, y al exhalar relaja y deja ir. Continúa la respiración hacia los tejidos de tu útero, para dejar ir todo lo que no resuene con las energías de amor incondicional, profunda compasión y perdón radical. 

El trauma del útero también se puede deber a dolor menstrual, aborto inducido o natural, dolor por cirugía o enfermedades en la zona de la vagina y la matriz. Conecta con esas energías a través de la respiración, y déjalas ir al exhalar. 

El trauma del útero puede causar baja excitación sexual, falta de amor propio, baja autoestima, sentirte desconectado de tu corazón, y de la Tierra, y esto puede causar que te encuentres más vulnerable y propenso a realizar malas desiciones en relación con tu propio bienestar en las relaciones, en saber poner límites saludables en relación al sexo, al dinero. Entonces, conecta con todas esas energía, toma una inhalación profunda… al exhalar libera y relaja. Otra inhalación con la frecuencia amorosa, y al exhalar deja ir todo lo que no vibre al nivel de amor, compasión y perdón. 

Al conectar con tu propio trauma en la matriz, podrías darte cuenta que se ha convertido en parte de tu identidad. Probablemente hasta ahora, podrías haber deseado inconscientemente evadir el dolor de emociones y heridas sin resolver en el espacio del útero. Si este es el caso, conecta con eso, inhala profundamente en la matriz, inhala la energía cristal… al exhalar libera y dejar ir… Conecta con todas esas estrategias para evadir el trauma, los métodos para ignorar el conflicto empujándolo al fondo de tu matriz, las vidas pasadas, lo ancestral, lo histórico, capas individuales y colectivas de miedo y dolor, que mantienes dentro de tu vientre y sistema reproductivo. Sintoniza con esas capas de dolor… Inhala profundamente, exhala, libera, deja ir. Cualesquiera que hayan sido tus estrategias en el pasado, ahora establece una intención firme de amor incondicional, profunda compasión y perdón radical, para sanar aún las heridas más profundas, en todas las dimensiones y direcciones del espacio y del tiempo -pasado, presente, y futuro-. Respira profundamente, relájate, libera. Deja ir. 

Establece una clara intención de sanar el trauma de la matriz a nivel físico, emocional, mental, psicológico, en todas las dimensiones y direcciones del espacio y del tiempo, pasado, presente y futuro. Inhala la energía cristal, exhala y deja ir todas esas heridas. Respira… Deja que el dolor ancestral, el dolor, y la desconexión que pudiste experimentar, que tú o las mujeres de tu linaje han sufrido. Deja que este dolor, resentimiento y sufrimiento salga a la superficie de tu vientre para sanación y transmutación, y que sea liberado. Permite que emerja a la superficie del útero, y que con la respiración lo puedas dejar ir. Respira la energía cristal, exhala, deja ir. 

Conecta con las energías de enojo, frustración, dolor, vergüenza, culpa, control, manipulación, miedo, abandono, miedo de morir, miedo de violación, miedo de persecución, miedo de no ser amado. Conecta con todos esos sentimientos, emociones, memorias. Inhala profundamente y al exhalar déjalos ir… Respira… Enfócate en la completa sanación de todos los traumas del útero, individuales y colectivos, ancestrales, históricos, personales, en todas las dimensiones y direcciones de espacio y tiempo, pasado, presente y futuro… Inhala profundamente en la matriz la energía cristal con la más alta energía de amor, compasión y perdón. Al exhalar libera todo trauma, déjalo ir. Respira, relájate. 

Solicita la ayuda de los poderosos y ancestrales sanadores del útero, que sostengan la más alta frecuencia necesaria para sanar el espacio de tu matriz en todas las dimensiones y direcciones temporales. Pide por favor a tu equipo energético que amplifiquen y fortalezcan esta sanación, y pide a tu cuerpo que ayude y coopere al dejar ir todo lo que no esté en la frecuencia de amor incondicional, profunda compasión y perdón radica. Inhala para recibir esta poderosa bendición, exhala y deja ir. Ahora escucha la bendición, su invocación, recibe la transmisión. 

—La matriz no es un lugar para guardar miedo y dolor, la matriz es un lugar para crear y dar nacimiento, luz, vida.

Ahora repite la frase: 

—La matriz no es un lugar para guardar miedo y dolor, la matriz es un lugar para crear y dar nacimiento, luz; una nueva vida. Una nueva versión de mí misma. 

Inhala el mensaje en tu conciencia. Solicita a los ángeles que por favor transmuten toda la energía de tus relaciones sexuales. Establece la intención de que estén en sintonía con la más alta frecuencia de amor incondicional. Inhala, imprime esa intención en cada célula de tu cuerpo. Exhala… Otra respiración, anclando la intención, en cada célula de tu cuerpo, de transmutar toda la energía de tus encuentros íntimos y sexuales. Exhala, libera, deja ir. Respira… Establece la intención, el mensaje de permitir a tus verdaderos dones creativos germinar, crecer, florecer y dar fruto. Establece la intención de reconectar con tu sentido de seguridad fundamental, y pertenencia aquí, en la Tierra. Inhala la energía cristal con la más alta frecuencia en tu matriz, y al exhalar deja ir todo aquello que no esté en sintonía con el amor incondicional, la profunda compasión y el perdón radical. Establece la intención de sintonizar con tu intuición, tus habilidades psíquicas, de manera que puedas seguir tu corazón y tomar desiciones que estén alineadas con tu más alto ser y bienestar a nivel del alma. Respira…  Incorpora el mensaje en cada célula de tu cuerpo; de que estás sintonizando con tu intuición y habilidades psíquicas. 

Inhala para recibir la bendición una vez más. Escucha la invocación, siente la transmisión. 

—La matriz no es un lugar para guardar miedo y dolor, la matriz es un lugar para crear y dar nacimiento, luz, vida.

Ahora repite la frase en voz alta: 

—La matriz no es un lugar para guardar miedo y dolor, la matriz es un lugar para crear y dar nacimiento, luz, a nueva vida. Una nueva versión de mí misma.

Respira profundamente, recibe esta bendición en cada célula de tu cuerpo. 

V. Gratitud 

Es momento de agradecer. Gracias gran serpiente, jaguar, colibrí, águila. Gracias por su poder. Gracias a los ancestrales sanadores de la matriz, por su poderosa bendición y transmisión. Gracias a todo el equipo espiritual, a los ángeles que nos apoyan a sanar, gracias. También agradecemos a la Madre Tierra, al Padre Cielo, a los Astros, por su amor y apoyo. Respiramos profundamente, y al exhalar sentimos como la energía transita por nuestro cuerpo. Inhalamos la energía cristal en cada una de nuestras células, al exhalar sonríe, relájate, disfruta como se están sanando las energías masculinas y negativas dentro de ti. Concéntrate en el equilibrio y la armonía de lo femenino y masculino en tu interior. Siente tu respiración y regresa a tu cuerpo. Mueve lentamente los dedos de las manos, abre los ojos, y regresa al aquí y al ahora. 

Gracias, gracias, gracias. 

Gracias. Bendiciones de Amor, Gracia y Trascendencia

Te recuerdo que puedes comprar mis libros en Amazon Kindle, o contratarme para conferencias, talleres y seminarios en arte y desarrollo personal.

Ra’al Ki Victorieux

P.S. Esta meditación es parte del libro “XIX. Esfinge Solar. Memorias de Vamp Iris Atma Ra; Mujer & Romance”, de Ra’al Ki Victorieux. Puedes adquirir el libro aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s